El Bien Común

Bien común

¿Ha escuchado hablar sobre el bien común?

Este concepto viene de mucho tiempo atrás, y es que cuando hacemos un análisis filosófico sobre qué es bueno y qué es malo, es inevitable pensar en cómo afectarán nuestros actos a la comunidad. El hombre, por naturaleza, necesita de otros seres humanos para desarrollarse, y también toma en cuenta el impacto que genera sobre quienes están a su alrededor.

En su obra “Política”, Aristóteles, reconocido filósofo griego, calificó de “contra natura” aquella forma de economía basada sólo en ganar dinero, y nos habló del “bien equitativo”.

Más adelante Tomás de Aquino, en un ámbito más religioso, pero no menos virtuoso y adecuado a la situación lo define como “el fin de cada una de las personas que existen en la comunidad”, siempre orientado a conseguir su objetivo “la gracia de Dios”.

En la vida en comunidad siempre existirá el bien común, por lo general el bien de un individuo no debe prevalecer sobre el bien común.

En el aspecto material, es bien común es aquello que es compartido por y en beneficio de todos los integrantes de una comunidad.

Características del bien común

#1 No es propiedad de cada persona, pertenece a toda la sociedad.

#2 No es divisible, es un beneficio para todos.

#3 Es objetivo, con esto se refiere a que todos debemos estar orientados a la consecución y la preservación del bien común.

#4 Está ligado a la naturaleza humana, ya que naturalmente deberíamos perseguir el bien individual contribuyendo con el bien común.

#5 Exige al Estado y a cada individuo como ciudadano.

En la teoría, el sistema de gobierno democrático debe estar al servicio de la colectividad, donde entre todos, decidirán cual será el destino y el manejo del bien común. Entendiéndose por bien común los bienes materiales o no a los que tiene derecho cada individuo, no comprende los bienes individuales de cada uno.

En un gobierno, es obligación del Estado velar por el cumplimiento de todos los aspectos relacionados con el derecho como la justicia, el orden, la seguridad y las normas jurídicas, con el objetivo de garantizar el bien común.

Hay quienes han criticado al bien común describiéndolo como algo utópico, pero la verdadera utopía la genera el comportamiento humano que ha extraviado su horizonte y solo persigue el bien personal.