Revolución Democrática

Democracia

La democracia es la “doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes” (RAE).

Es considerada una forma de gobierno y tiene sus orígenes en la antigua Grecia, de mano de grandes filósofos como Platón y Aristóteles.

El concepto de revolución es “cambio profundo, generalmente violento, en las estructuras políticas y socioeconómicas de una comunidad nacional.

Según Fuastino Collado en la revista digital Global : “La realidad histórica y la actual otorgan plena vigencia al concepto de revolución democrática, tomando en cuenta diferencias con experiencias anteriores en cuanto a la conducción del proceso, los puntos del programa democrático y los métodos para lograr su concreción”.

En América en tiempos modernos se han llevado a cabo varias revoluciones democráticas en países como Chile, Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros. En las que, con el aprovechamiento de controles claramente democráticos, factores con ideales socialistas fuertemente acuñados por decenios logran posicionarse en puestos de poder y avanzar hacia un desmantelamiento de los sistemas tradicionalmente utilizados por países con larga trayectoria democrática.

De esta manera y ocupando progresivamente lugares de posición clave se va generando un cambio sistemático de los ideales políticos colectivos por intereses políticos individuales. Dando paso a cambios primordiales en poderes constitucionales, electorales, judiciales y de contraloría, para cualquier nación que no se haya blindado contra esta innovación que se comporta como un virus de insospechado pronóstico.

A través del tiempo, vemos a las sociedades inclinarse de un lado democrático a su opuesto socialista o comunista, por lo general el pueblo hastiado de los abusos y la corrupción y engañados por políticos que solo buscan poder, se ven envueltos en estos cambios políticos que por sus características de evolución pueden llamarse “revoluciones”.